Intenta ponerte en situación e imagínate por un instante que heredas una cartera de fondos de inversión.   ¿Sabrías valorar con objetividad si los fondos de tu herencia son buenos, y son los que mejor