A excepción de grandes inversores e instituciones que pagan menos comisiones y consecuentemente obtienen mejor rentabilidad, hoy son poc@s quienes se decantan por los fondos de inversión monetarios. A pesar del bajo retorno que obtienen,