¿Cómo Invertir con Exito, evitando que las Emociones te Traicionen?

¿Alguna vez te has cuestionado sobre tu capacidad para invertir dinero tomando decisiones que realmente te favorezcan? ¿Has sentido que tus elecciones están, de alguna manera, influenciadas por emociones o impulsos inexplicables? Si tu respuesta es sí, te damos la bienvenida al intrigante mundo de los sesgos psicológicos, esos factores ocultos que, sin que nos demos cuenta, pueden sabotear nuestras decisiones más sensatas.

Cada vez que decidimos algo, ya sea qué película ver o en qué invertir dinero, nuestro cerebro sigue un proceso. Sin embargo, aquí está la sorpresa: este proceso no siempre es tan lógico como pensamos. Nuestro cerebro tiene atajos mentales y patrones de pensamiento que nos ayudan a tomar decisiones más rápidas, pero a veces también pueden llevarnos por el camino equivocado, especialmente cuando se trata de dinero.

Imagina que estás viendo una película con amigos y todos parecen adorarla, pero tú no estás tan segur@. Te sientes inclinad@ a cambiar de opinión para encajar con el grupo. Eso es un sesgo psicológico en acción, y también ocurre en el mundo de las inversiones. Los sesgos son como gafas de colores que alteran cómo vemos las cosas. Pueden hacer que elijamos una inversión no porque sea la mejor, sino porque «las sintamos» correcta.

¿Te apetece conocer los sesgos más relevantes, y gracias a ello, evitar que las emociones te lleven por un mal camino inversor?

Sigue leyendo.

myinvestor

¿QUÉ SON LOS SESGOS PSICOLÓGICOS?

Los sesgos psicológicos son como atajos mentales que nuestro cerebro utiliza para tomar decisiones rápidas. Aunque son útiles en muchas situaciones, a veces nos llevan a cometer errores porque simplifican demasiado las cosas.

¿Por qué debes molestarte en aprender sobre los sesgos cuando hablamos de invertir? Bueno, la respuesta es simple: pueden costarte dinero. Si no estás al tanto de cómo influyen en tus decisiones de inversión, podrías terminar tomando elecciones que no sean las más inteligentes. Reconocer estos patrones mentales te da una gran ventaja, que te ayudará a evitar errores comunes y tomar el control de tus inversiones.

A medida que exploramos cómo los sesgos psicológicos pueden afectar nuestras decisiones financieras, también aprenderemos a protegernos. Al conocer estas trampas mentales, estarás mejor equipado/a para tomar decisiones de inversión con confianza y sabiduría, aumentando tus oportunidades de ganar y reduciendo los riesgos de perder.

Así pues, pasemos a contarte cuáles son algunos de los principales sesgos psicológicos que nos afectan a la hora de invertir.

EL SESGO DE CONFIANZA

El Sesgo de Confianza al invertir es una tendencia que puede llevarte a sobreestimar tu propia habilidad para predecir resultados y evaluar riesgos. Esta sobreconfianza puede conducirte a tomar decisiones de inversión precipitadas y a una evaluación inadecuada de los riesgos

El sesgo se manifiesta cuando los inversores creen que tienen una comprensión más precisa del mercado y la inversión de lo que realmente poseen. Suelen subestimar la probabilidad de eventos negativos y sobreestimar su capacidad para elegir inversiones exitosas. Esto puede llevar a una sensación de invulnerabilidad y a la creencia errónea de que están exentos de pérdidas.

Ejemplos

  • Como inversor puedes pensar que tu capacidad para elegir acciones ganadoras es más precisa de lo que en realidad es, lo que podría llevarte a tomar decisiones arriesgadas sin un análisis adecuado.
  • Debido a la confianza excesiva en tus habilidades, podrías pasar por alto señales de advertencia y riesgos potenciales que podrían afectar negativamente sus inversiones.
  • Al creer que tus elecciones siempre serán acertadas, podrías poner una cantidad desproporcionada de tu capital en una sola inversión, aumentando el riesgo de pérdidas significativas.

¿Cómo evitarlo?

  • Reconoce que nadie puede prever con certeza el comportamiento del mercado. Se realista sobre tus habilidades y limitaciones.
  • Toma decisiones basadas en datos concretos y análisis en lugar de confiar únicamente en tu intuición o corazonada.
  • Busca opiniones y asesoramiento de expertos en inversiones para obtener una perspectiva imparcial y profesional.
  • Considera y planifica para los posibles escenarios negativos. La diversificación y la gestión de riesgos son cruciales.
  • Revisa sus decisiones pasadas y evalúa su desempeño. Aprende de los errores y éxitos para mejorar tus habilidades.

SESGO DE ILUSIÓN DE CONTROL

La Ilusión de control en inversión se refiere a la creencia de que como inversor tienes más control sobre los resultados de lo que en realidad tienes. Esta creencia puede llevarte a tomar decisiones excesivamente confiadas y subestimar la influencia de factores externos.

Este sesgo se manifiesta cuando los inversores creen que sus acciones y decisiones pueden influir significativamente en el resultado de una inversión, incluso cuando hay factores fuera de su control. Esta percepción puede dar lugar a una sensación de seguridad falsa y a una toma de decisiones impulsada por la creencia errónea de que pueden prever y controlar los resultados.

Ejemplos

  • Podrías creer que al realizar más transacciones y cambios en tu cartera, estás ejerciendo un mayor control sobre tus resultados.
  • La creencia de que el mercado siempre ayudará a la buena evolución de tus inversiones podría llevarte a ignorar eventos económicos y políticos que puedan afectar.
  • Al pensar que puedes prever patrones en los movimientos del mercado, podrías ignorar que los mercados son inherentemente impredecibles.

¿Cómo evitarlo?

  • Acepta que hay factores que escapan a tu control y que los mercados pueden ser volátiles e impredecibles.
  • Basa tus decisiones en análisis sólidos y datos reales en lugar de depender de la idea de control.
  • Ten planes de contingencia ante diversos resultados, para reducir la sensación de incertidumbre y la necesidad de un control excesivo.
  • Concentrarte en estrategias a largo plazo puede ayudarte a minimizar la preocupación por eventos a corto plazo fuera de tu control.

EL SESGO DE CONFIRMACIÓN

El Sesgo de confirmación se refiere a la tendencia a buscar, interpretar y dar más peso a la información que respalda tus creencias y opiniones preexistentes, mientras descartas o pasas por alto la información que contradice esas creencias. Este sesgo puede influir negativamente en la toma de buenas decisiones de inversión al limitar la consideración de diferentes perspectivas y análisis.

El sesgo de confirmación ocurre cuando los inversores buscan información que confirme sus puntos de vista y descartan información que cuestiona sus creencias. En lugar de adoptar una perspectiva imparcial y objetiva, pueden caer en la trampa de reforzar constantemente sus opiniones existentes, lo que puede llevarles a decisiones de inversión basadas en información parcial y sesgada.

Ejemplos

  • Si como inversor crees que una acción específica está destinada a aumentar su valor, puedes buscar y leer principalmente noticias y análisis positivos sobre ella, ignorando información negativa.
  • Puedes interpretar informes y análisis de manera selectiva para enfocarte en aspectos que respaldan tus creencias, incluso si otros aspectos del análisis contradicen tus puntos de vista.
  • Puedes tener una opinión positiva sobre una industria en particular y pasar por alto señales de riesgo sistémico o problemas estructurales.
  • Peudes seguir a analistas, expertos y que comparten tus puntos de vista, buscando validación en lugar de considerar opiniones contrarias.

¿Cómo evitarlo?

  • Busca activamente información que contradiga tus opiniones para obtener una imagen más completa y objetiva de la situación.
  • Considera críticamente los argumentos y análisis que difieren de tus creencias.
  • Obtén información de una variedad de fuentes para obtener perspectivas diversas.
  • Participe en discusiones con otros inversores, incluso aquellos con opiniones diferentes, para fomentar un intercambio saludable de ideas y análisis.

EL SESGO DE ANCLAJE

El Sesgo de anclaje se refiere a la tendencia de algunios inversores a depender en exceso de una información inicial o «ancla» al tomar decisiones. Esta información inicial puede influir en la forma en que evaluamos opciones y nos lleva a ajustar nuestras decisiones en función de ese punto de referencia inicial, incluso si no es relevante o adecuado para la situación actual.

Cuando los inversores se enfrentan a la toma de decisiones de inversión, a menudo comienzan con un valor inicial o referencia, conocido como «ancla», que puede ser una cifra o dato relevante en el contexto financiero. A medida que consideran diferentes opciones, tienden a comparar y ajustar sus decisiones en relación con este ancla, incluso si no tiene una relación directa con la situación actual o el valor real del activo en cuestión.

Ejemplos

  • Podrías anclarte en el precio histórico de una acción y considerar que su precio actual está infravalorado o sobrevalorado en función de esa referencia antigua.
  • El precio al que compraste un activo puede convertirse en un ancla que influye en tus decisiones futuras de venta, incluso si las condiciones del mercado han cambiado.
  • Al comparar diferentes activos para invertir, podrías anclarse en el rendimiento pasado de un activo y juzgar otros activos en función de esa referencia, en lugar de considerar factores actuales.
  • Las predicciones iniciales de expertos sobre el rendimiento futuro de un activo pueden actuar como anclajes que influyen en la percepción del inversor sobre su potencial de ganancia.
  • Si tienes una expectativa de retorno específica en mente, esa cifra puede convertirse en un ancla que afecta tus decisiones de inversión, incluso si las condiciones económicas han cambiado.

¿Cómo evitarlo?

  • Realiza una investigación exhaustiva y utiliza fuentes de datos confiables para obtener una comprensión realista de la situación financiera actual.
  • Tómota el tiempo para considerar una variedad de factores, como el entorno económico actual, las tendencias del mercado y la salud financiera de las empresas, en lugar de depender únicamente de un valor inicial.
  • Define estrategias de inversión objetivas basadas en criterios claros y no en anclajes arbitrarios.
  • Busca asesoramiento de expertos independientes para obtener perspectivas imparciales sobre las decisiones de inversión.
  • Actualiza regularmente tu información y análisis para asegurarte de que tus decisiones de inversión se basan en datos actuales en lugar de anclajes pasados.

EL SESGO DE AUTORIDAD

El Sesgo de autoridad se refiere a la tendencia a sobrevalorar las opiniones o recomendaciones de personas consideradas como «autoridades», sin someterlas a un análisis crítico adecuado. Este sesgo puede llevarte a tomar decisiones basadas únicamente en la reputación o posición de una persona, en lugar de evaluar la información de manera objetiva.

En el mundo de las inversiones, a menudo buscamos la orientación de expertos financieros, analistas o figuras influyentes (un ejemplo claro es Warren Buffet de quien sehan escrito decenas de libros). Sin embargo, el sesgo de autoridad ocurre cuando confiamos ciegamente en las opiniones de estas personas sin considerar otros factores relevantes. Esto puede llevarte a una toma de decisiones sesgada y a la adopción de estrategias de inversión que no se ajusten con tus necesidades financieras.

Ejemplos

  • Puedes comprar una acción específica solo porque un analista financiero influyente la recomendó, sin investigar más a fondo las razones detrás de la recomendación.
  • O basar tu estrategia de inversión en las opiniones de un «gurú» sin considerar si sus predicciones pasadas han sido acertadas.
  • Otro ejemplo típico y nefasto, es tomar decisiones de inversión simplemente porque un amigo o familiar, que no es necesariamente un experto financiero, sugirió una cierta acción.

¿Cómo evitarlo?

  • Realiza una investigación detallada por tu cuenta y utiliza varias fuentes sólidas antes de tomar decisiones de inversión.
  • Consulta opiniones y análisis de múltiples expertos y fuentes antes de llegar a una conclusión.
  • Confía en datos y fundamentos financieros sólidos en lugar de depender únicamente de las opiniones de autoridades.
  • Ten en cuenta tu propio conocimiento y experiencia en inversión al evaluar recomendaciones de otros.
  • Asegúrate de comprender las razones detrás de una recomendación antes de actuar sobre ella.

EL EFECTO HALO

El efecto halo se refiere a la tendencia de los inversores a juzgar una inversión o activo basándose en una única cualidad positiva o negativa, ignorando otros aspectos relevantes. Esto puede llevar a decisiones sesgadas y a subestimar los riesgos o beneficios reales de una inversión, ya que la atención se enfoca en un solo aspecto en lugar de considerar el panorama completo.

Cuando caemos en el efecto halo, tendemos a permitir que una característica destacada influya en nuestra percepción general de un activo o inversión, incluso si esa característica no es representativa de su verdadero valor. Este sesgo puede nublar nuestro juicio y llevarnos a tomar decisiones apresuradas o poco informadas.

Ejemplos

  • Decidir invertir en una empresa solo porque sus resultados financieros recientes fueron positivos, sin considerar su estructura de deuda o perspectivas a largo plazo.
  • Elegir fondos de inversión por los resultados del último año, sin tener en cuenta años anteriores.
  • Invertir en una compañía famosa solo porque tiene una marca reconocida, sin investigar su desempeño financiero actual.
  • Considerar que una empresa líder en su sector será automáticamente una inversión exitosa sin evaluar sus fundamentos.
  • Invertir en una industria emergente solo por la novedad de su tecnología, sin analizar si tiene un modelo de negocio sólido.
  • Comprar acciones de una empresa solo porque es popular en las redes sociales o en los medios, sin considerar sus perspectivas financieras.

¿Cómo evitarlo?

  • Realiza un análisis en profundidad de los aspectos financieros, operativos y estratégicos de una inversión antes de decidir.
  • Obtén información de diversas fuentes y opiniones antes de tomar una decisión.
  • Aprende a valorar cómo son los mejores fondos de inversión.
  • Considera tanto los aspectos positivos como los negativos de una inversión para tener una imagen más completa.
  • Basa sus decisiones en los fundamentos sólidos en lugar de centrarte en características aisladas.

SESGO DE LA PRUEBA SOCIAL

El sesgo de la prueba social se refiere a la tendencia a imitar las acciones que realizan otras personas, basándose en la creencia de que seguir el comportamiento de la mayoría es una elección acertada. Este sesgo puede influir en la toma de decisiones de inversión, llevándote a tomar decisiones basadas en la percepción de que otros tienen más conocimiento o información.

Cuando se enfrentan a decisiones de inversión complejas o inciertas, los inversores pueden sentir la necesidad de confiar en la sabiduría colectiva. Este sesgo se basa en la idea de que si muchas personas están tomando una decisión en particular, debe ser la elección correcta. Sin embargo, esta mentalidad puede llevar a la adopción de estrategias de inversión que no se ajusten a los objetivos y circunstancias individuales.

Ejemplos

  • Invertir en al concreto simplemente porque muchas personas en tu círculo social lo están haciendo, sin considerar si es adecuado para tu perfil de riesgo y objetivos.
  • Copiar las inversiones de un inversor famoso o un «gurú» financiero, sin realizar una evaluación personal.
  • Vender un fondo de inversón durante un mercado bajista porque muchas otras personas también lo están haciendo, en lugar de tomar decisiones basadas en análisis sólidos.
  • Comprar acciones de una empresa porque ha habido un aumento repentino en su precio debido a un interés generalizado, sin investigar la verdadera solidez de la inversión.
  • Invertir en una oferta pública inicial (IPO) de una empresa solo porque ha habido una alta demanda pública por sus acciones, sin analizar sus fundamentos financieros.

¿Cómo evitarlo?

  • Realiza una investigación exhaustiva sobre las inversiones que estás considerando y evalúe si se alinean con tus objetivos y tolerancia al riesgo.
  • Busca asesoramiento financiero de profesionales calificados que puedan evaluar tus necesidades y ofrecerte recomendaciones personalizadas.
  • Confía en tu propio análisis y toma de decisiones en lugar de seguir ciegamente a la multitud.
  • Lee artículos objetivos sobre qué hacer ante las perdidas en bolsa, o las caídas de los fondos de inversión.
  • Construye una cartera diversificada basada en tu perfil de riesgo y objetivos financieros en lugar de seguir una tendencia popular.
  • Fortalece tu conocimiento financiero para que puedas tomar decisiones bien analizadas y no te sientas influenciado por la presión social.

EL SESGO DEL DESCUENTO HIPERBÓLICO

El sesgo del descuento hiperbólico se refiere a la tendencia a dar mayor peso a las recompensas inmediatas y más pequeñas en comparación con recompensas mayores y a largo plazo, a pesar de que estas últimas pueden ser más valiosas en términos absolutos. Este sesgo puede llevarte a tomar decisiones impulsivas y sacrificar beneficios a largo plazo por gratificaciones instantáneas.

Este sesgo se basa en la preferencia humana por recibir gratificación de manera inmediata en lugar de esperar una mayor recompensa en el futuro. En el contexto de la inversión, los inversores pueden sentirse atraídos por oportunidades que ofrecen ganancias rápidas, aunque estas oportunidades pueden estar acompañadas de mayores riesgos. Esto puede hacer que ignoren inversiones más sólidas a largo plazo en favor de inversiones que prometen beneficios rápidos pero efímeros.

Ejemplos

  • Elegir invertir en activos altamente volátiles y riesgosos en lugar de activos más estables con perspectivas a largo plazo.
  • Realizar operaciones frecuentes y a corto plazo en busca de ganancias rápidas en lugar de mantener inversiones a largo plazo.
  • Invertir en una tendencia actual del mercado que promete retornos inmediatos, aunque no tenga una base sólida.
  • Cambiar constantemente de una inversión a otra buscando rendimientos rápidos, sin permitir que las inversiones se desarrollen.
  • Vender una inversión que tiene un potencial de crecimiento a largo plazo debido a movimientos a corto plazo en los mercados.

¿Cómo evitarlo?

  • Estableceobjetivos financieros a largo plazo y elije inversiones que se alineen con esas metas.
  • Evalúa los riesgos y beneficios de las inversiones en términos de plazo y potencial de retorno antes de tomar decisiones.
  • Conoce las ventas del interés compuesto.
  • Desarrolla un plan de inversión coherente que refleje tus objetivos y estrategias a largo plazo.
  • Toma decisiones de inversión después de un análisis exhaustivo en lugar de dejarte llevar por la emoción del momento.
  • Aumenta tu conocimiento para comprender las implicaciones de las decisiones de inversión a corto y largo plazo.

EL SESGO DE LA AVERSIÓN A LAS PÉRDIDAS

El sesgo de la aversión a las pérdidas se refiere a la tendencia de algunos inversores a dar más importancia y a experimentar un mayor malestar ante las pérdidas que ante las ganancias de igual magnitud. En otras palabras, las personas tienden a evitar las pérdidas con más fuerza que a buscar ganancias, lo que puede influir en sus decisiones de inversión y llevar a una toma de riesgos desequilibrada.

Este sesgo es un componente clave de la Teoría de la Perspectiva desarrollada por Kahneman y Tversky. Según esta teoría, las personas valoramos las pérdidas más que las ganancias, incluso si el valor monetario es el mismo. Esta aversión a las pérdidas puede llevarnos a mantener inversiones perdedoras por más tiempo de lo necesario en un intento de evitar reconocer la pérdida y enfrentar el dolor asociado con ella.

Ejemplos

  • Mantener una inversión en declive en la esperanza de que se recupere, a pesar de la evidencia de pérdidas continuas.
  • Vender inversiones que tienen una ganancia temprana, incluso sin valorar el potencial de crecimiento a largo plazo.
  • Tomar decisiones impulsivas basadas en el miedo a las pérdidas, en lugar de tomar decisiones fundamentadas.
  • Definir tu perfil de riesgo como ultraconservador, sacrificando potenciales beneficios futuros.

¿Cómo evitarlo?

  • Define límites claros de pérdida antes de realizar una inversión y manténte fiel.
  • Mantén una cartera de fondos diversificada para reducir el impacto de las pérdidas de una sola inversión.
  • Analiza tus inversiones en función de los objetivos a largo plazo en lugar de reaccionar ante fluctuaciones a corto plazo.
  • Sigue un plan de inversión predefinido y evita tomar decisiones impulsivas basadas en emociones momentáneas.
  • Aumente tu comprensión de los conceptos de rentabilidad y riesgo.

EL EFECTO REFLEJO

El efecto reflejo, también conocido como «efecto espejo», es un sesgo cognitivo que se manifiesta cuando asumes que una inversión que ha tenido un rendimiento positivo en el pasado seguirá teniendo un rendimiento positivo en el futuro, y viceversa. En esencia, se basa en la creencia errónea de que las tendencias pasadas determinarán las tendencias futuras.

Este sesgo está relacionado con el anhelo de patrones y la búsqueda de consistencia en los datos. Los inversores tienden a proyectar el comportamiento reciente de una inversión en el futuro, incluso cuando los fundamentos subyacentes pueden haber cambiado.

Ejemplos

  • Invertir en un activo que ha tenido un fuerte rendimiento reciente, asumiendo que continuará aumentando.
  • No considerar nuevos desarrollos económicos o empresariales al tomar decisiones de inversión.
  • Vender rápidamente una inversión después de un pequeño declive debido al miedo de que el rendimiento negativo persista.

¿Cómo evitarlo?

  • Analiza las tendencias pasadas junto con los fundamentos actuales antes de tomar decisiones de inversión.
  • Enfócate en los objetivos a largo plazo en lugar de reaccionar a cambios a corto plazo.
  • Mantén una cartera diversificada para reducir el impacto de los movimientos de un solo activo.

EL EFECTO DOTACIÓN

El efecto dotación es un sesgo psicológico que se basa en la creencia de que valoramos más los activos que poseemos que aquellos que no poseemos. En términos simples, las personas tendemos a sobrevalorar los activos que ya poseemos en comparación con activos similares que podríamos adquirir.

Este sesgo se deriva de la aversión a la pérdida y la tendencia a aferrarse a lo que ya se tiene. Como resultado, los inversores pueden no vender activos que poseen, incluso si es más lógico hacerlo, simplemente porque sienten que están «perdiendo» algo.

Ejemplos

  • Mantener inversiones que han tenido un rendimiento negativo en lugar de venderlas y reinvertir en activos más prometedores.
  • No considerar nuevas inversiones que podrían ser más rentables simplemente porque no se poseen en ese momento.
  • Ignorar cambios en los fundamentos de una inversión existente solo porque ya se posee.

¿Cómo evitarlo?

  • Revita su cartera de inversiones periódicamente y házte la pregunta de si seguirías invirtiendo en cada activo si no los poseyeras.
  • Evalúa las inversiones en función de tus objetivos financieros a largo plazo en lugar de la mera posesión actual.
  • Basa las decisiones de inversión en análisis fundamentales y perspectivas a largo plazo en lugar de las emociones ligadas a la posesión.

EL SESGO DE CONTABILIDAD MENTAL

El sesgo de contabilidad mental se refiere a la tendencia de las personas a separar nuestro dinero en categorías mentales y tratarlo de manera diferente según esas categorías, en lugar de considerar el dinero que tenemos como un todo. Esta separación mental puede llevarnos a comportamientos irracionalmente sesgados en la toma de decisiones financieras.

Las personas tienden a asignar diferentes «cuentas mentales» a diferentes fuentes o usos de su dinero. Esto puede llevarnos a comportamientos como gastar menos en ciertas categorías de gastos para ahorrar, pero gastar más en otras áreas sin tener en cuenta el impacto total en su situación financiera.

Ejemplos

  • Separar el dinero recibido de fuentes diferentes y darle un uso específico, como considerar el bonus de trabajo como dinero «extra» para gastar en vez de invertirlo.
  • Invertir grandes sumas en una inversión de alto riesgo porque se percibe como dinero «extra» en lugar de parte de su cartera general.
  • Gastar más en vacaciones o entretenimiento sin considerar cómo afectará su capacidad de inversión a largo plazo.

¿Cómo evitarlo?

  • En lugar de tratar el dinero en categorías separadas, considera tu situación financiera en su conjunto al tomar decisiones de inversión.
  • Aprende a ahorrar a largo plazo con eficiencia.
  • Define objetivos financieros y prioridades para garantizar que tu dinero se destine de manera coherente y eficaz.
  • De vez en cuando, examina cómo estás asignando tu dinero mentalmente y ajusta según tus objetivos financieros generales.

EL SESGO DE DISPONIBILIDAD

El sesgo de disponibilidad es un patrón de pensamiento por el que tiendemosa dar más peso a la información o eventos que son más fácilmente recordados o están más disponibles en nuestra memoria. En el contexto de la inversión, este sesgo puede influirnos en las decisiones al dar mayor importancia a información reciente o eventos memorables, en lugar de considerar una perspectiva más amplia y objetiva.

Las personas tendemos a basar las decisiones en la información que nos viene fácilmente a la mente. Si algo es más memorable, como un evento reciente o dramático en los mercados, es más probable que influya en nuestras elecciones de inversión.

Ejemplos

  • Tomar decisiones basadas en titulares dramáticos o recientes en los medios financieros, incluso si esos eventos son atípicos en el panorama general.
  • Si alguien conoce a alguien que perdió dinero en una inversión particular, es más probable que evite esa inversión, incluso si el riesgo real es bajo.
  • Dar más importancia a eventos recientes en el mercado, como un aumento repentino en el precio de una acción, y basar decisiones en esos eventos.

¿Cómo evitarlo?

  • Busca información de manera equilibrada y considera una variedad de fuentes antes de tomar decisiones de inversión.
  • Asegúrate de analizar tendencias y patrones a largo plazo en lugar de reaccionar solo a eventos recientes.
  • Planifica tu estrategia de inversión de antemano y mantente fiel a ella, evitando reacciones impulsivas a eventos recientes.

EL SESGO DE OPTIMISMO

El sesgo de optimismo es un patrón por el que tendemos a sobreestimar la probabilidad de que nos vaya bien y subestimamos la probabilidad de que nos vaya mal. En el contexto de la inversión, este sesgo puede influir en las decisiones al llevarnos a ser excesivamente optimistas sobre los resultados futuros de nuestras inversiones, lo que puede llevarnos a la tomar riesgos poco realistas.

El sesgo de optimismo se basa en la tendencia natural de las personas a creer que las cosas les irán mejor de lo que estadísticamente es probable. En el ámbito de la inversión, esto puede llevar a los inversores a subestimar los riesgos y a sobreestimar las recompensas potenciales de sus decisiones.

Ejemplos

  • Como inversor puedes pensar que tus inversiones generarán rendimientos constantes y significativos en el futuro, a pesar de la volatilidad y la incertidumbre inherentes al mercado.
  • Puedes subestimar la posibilidad de pérdidas y no tener en cuenta los posibles escenarios negativos al tomar decisiones de inversión.
  • Un inversor optimista puede ignorar datos o noticias que sugieran que una inversión puede no ser tan prometedora como parece.

¿Cómo evitarlo?

  • Es importante ser realista sobre las posibles ganancias y pérdidas en las inversiones y no dejar que el optimismo nuble tu juicio.
  • Mantén una cartera diversificada puede ayudarte a mitigar los riesgos asociados con inversiones individuales y reducir la exposición a decisiones excesivamente optimistas.
  • Realiza investigaciones minuciosas y considera múltiples fuentes de información antes de tomar decisiones de inversión.

EL SESGO DE AUTOATRIBUCIÓN

El sesgo de autoatribución es un patrón cognitivo en el que tendemos a atribuir nuestros éxitos a la habilidad personal y los fracasos a factores externos. En el contexto de la inversión, este sesgo puede influir en las decisiones al llevarnos a creer que sus ganancias son el resultado de su conocimiento y habilidad, mientras que las pérdidas son causadas por circunstancias externas.

Cuando las personas experimentan éxito, tienden a atribuirlo a sus propias decisiones inteligentes y habilidades. Por otro lado, cuando enfrentan fracasos, tienden a culpar a factores externos, como el mercado o eventos impredecibles. En el ámbito de la inversión, esto puede llevarnos a creer que tenemos un mayor control sobre las ganancias y a minimizar la importancia de los riesgos asociados.

Ejemplos

  • Un inversor puede atribuir un período de rendimiento positivo en su cartera a sus decisiones de inversión, creyendo que su estrategia es la razón principal del éxito.
  • Si un inversor experimenta pérdidas debido a una caída en el mercado, puede culpar a condiciones económicas externas en lugar de cuestionar su propia estrategia.
  • Un inversor que tenga éxito en una inversión riesgosa podría atribuirlo a su habilidad, ignorando la posibilidad de que parte del resultado se deba al azar.

¿Cómo evitarlo?

  • Analiza tus decisiones de inversión con un enfoque objetivo y realista, considerando tanto los éxitos como los fracasos y los factores que contribuyeron a cada uno.
  • Reconoce que el mercado financiero es complejo y que el resultado de las inversiones puede estar influenciado por diversos factores.
  • Mantén una cartera diversificada para reducir el impacto de las decisiones individuales y reconocer que incluso con habilidad y conocimiento, existe un elemento de incertidumbre.

EL SESGO DE AVERSIÓN A LA PÉRDIDA ASIMÉTRICA

El sesgo de aversión a la pérdida asimétrica es sesgo por el que las personas sentimos un dolor emocional mucho mayor por las pérdidas financieras que por el placer de las ganancias. En el contexto de la inversión, este sesgo puede influir en las decisiones al llevarnos a evitar riesgos que podrían llevar a pérdidas, incluso si la posibilidad de ganancias es mayor.

Las personas tienden a dar más peso a la pérdida que al beneficio equivalente. Esto significa que sienten una aversión desproporcionada a las pérdidas en comparación con su satisfacción por ganancias de magnitud similar. En el ámbito de la inversión, esto puede llevarte a evitar inversiones potencialmente lucrativas si percibes que existe una posibilidad significativa de pérdida.

Ejemplos

  • Puedes evitar oportunidades de inversión con riesgo potencialmente alto, incluso si las recompensas son mayores, debido a la preocupación por las pérdidas.
  • Podrías vender acciones que están generando ganancias para asegurarte de obtener alguna ganancia, incluso si existe el potencial de mayores ganancias a largo plazo.
  • Puedes mantener inversiones perdedoras con la esperanza de recuperar las pérdidas, en lugar de vender y asumir la pérdida.

¿Cómo evitarlo?

  • Define niveles de pérdida aceptables antes de invertir y mantente fiel, evitando decisiones impulsivas basadas en emociones.
  • En lugar de centrarte en las pérdidas a corto plazo, adopta una perspectiva a largo plazo y considera las posibilidades de crecimiento y recuperación.
  • Mantén una cartera diversificada para reducir el impacto de pérdidas en inversiones individuales y mitigar el dolor emocional asociado con ellas.

— xxx —

¿Te has sentido indenticad@ con alguno de los sesgos mencionados? Seguro que si. Pues bien, ahora que los conoces, ya sabes qué debes hacer y qué evitar. Y si se te generan dudas, vuelve a leer el artículo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Simula tu inversión en finizens. Click en la imagen y pruébalo.
simulador de inversiones finizens, simulador de ahorro finizens
en MYINVESTOR encuentras los mejores fondos de inversión

Temáticas

¿Qué inversiones propone el RoboAdvisor líder en España?↓Clic en la imagen para averiguarlo↓

Toda la información que leas en esta página web, es meramente informativa, y en ningún caso supone una recomendación de inversión o desinversión, ni tampoco de invitación, asesoramiento, oferta, solicitud, u obligación, para que realices algún tipo de transacción financiera. Lo que exponemos son opiniones estrictamente informativas. Para proporcionar la máxima transparencia a nuestros lectores, nos gustaría explicarte cómo y de quién generamos ingresos. Lo puedes leer en el pie de página, dentro del menú quiénes somos y cómo mantenemos esta página web.

Invertir en fondos de inversión 2024 © | c/ Búho Real 16, 11500, Puerto de Santa María, Cádiz | Lunes a viernes: 10 a 17 hr. Tel: (34) 670 29 30 55

Política de privacidad Aviso Legal – Política cookies Condiciones de UsoContacto